La demencia y sus características principales

 La demencia y sus características principales 

 

Muchos se han preguntado ¿qué es la demencia? La demencia es una serie de síntomas que están relacionados con el deterioro de ciertas capacidades cognitivas y la pérdida de la memoria. Los diferentes tipos de demencia empeoran con el paso del tiempo y son por lo general irreversibles.

 

 Causa común de la demencia

 

La causa más común de la demencia es la enfermedad de Alzheimer y debido a esto ha sido la causa mejor estudiada, esta llega a afectar hasta un 70% de las personas que han sido diagnosticadas con la demencia.

 

Las personas que padecen de demencia mayormente necesitan ayuda para su cuidado personal. Pueden presentar dificultad a la hora de comunicarse  con los demás. Se les pueden dificultar las tareas cotidianas como preparar las comidas, asearse, y conducir.

 

¿Cuáles son algunos de los síntomas o características observables de la demencia? 

 

Los síntomas de la demencia pueden ser variados dependiendo del diagnóstico. En la mayoría de los casos, las personas que sufren de este trastorno sufren una pérdida gradual de la memoria y otras funciones cognitivas importantes.

A medida que va progresando la enfermedad, la persona puede ir experimentando los siguientes síntomas:

  • Confusión
  • Desorientación en lugares conocidos
  • Dificultades en el trabajo
  • Problemas para tratar sus propios asuntos personales como: las finanzas, las labores del hogar, o el aseo personal)
  • Depresión (a medida que la persona va descubriendo que tiene ciertas discapacidades)
  • Cambios en la personalidad
  • Pérdida apreciable de memoria
  • Dificultad en seguir instrucciones sencillas
  • Dificultad para tragar

Disminución de las destrezas de comunicación

  • Durante la etapa avanzada de la enfermedad, incapacidad de alimentarse, caminar solo o hablar de forma coherente.

 ¿Cómo se diagnostica la demencia? 

 

Es necesario efectuar un estudio médico completo para descartar otras causas de la disminución de las capacidades cognitivas. Por ejemplo, las interacciones con algunos medicamentos ó pequeños derrames cerebrales que pueden ser causantes de la demencia.

 

También, es posible que se realice un diagnostico de Alzheimer si no se encuentra a otra causa para la misma. Sin embargo, no se puede hacer un diagnóstico definitivo de la enfermedad de Alzheimer a menos que se efectúe un examen del cerebro durante la autopsia.

El equipo de profesionales que participa en el diagnóstico de la demencia puede incluir:

  • Médicos
  • Neurólogos
  • Psicólogos
  • psiquiatras
  • Patólogos del lenguaje y el habla (también conocidos como: logopedas, terapeutas del habla, fonoaudiólogos o foniatras)
  • Terapeutas ocupacionales
  • Trabajadores sociales
  • Miembros de la familia y otras personas que se encuentran al cuidado del paciente.

 

El equipo realizará preguntas concernientes a la memoria y otros problemas que pueda tener el paciente. También se recopilará información sobre el impacto en que estos problemas afectan las actividades diarias.

 

Se pueden realizar varias pruebas para evaluar funciones cognitivas. El diagnóstico y el tratamiento dependerán mayormente de los resultados de la evaluación.

 

 ¿Cuáles son los posibles tratamientos para la persona con demencia?

 

Existe una variedad de medicamentos que pueden contribuir a  retardar la progresión de los síntomas, pero no ofrecen revertir  los daños causados por la enfermedad. Lo más común es que se usen técnicas cognitivas, conductuales y de comportamiento para ayudar al paciente a recordar información importante o a efectuar las actividades diarias.

El patólogo del habla y el lenguaje puede ayudar a los pacientes con demencia a usar o definir estrategias para conservar el mayor tiempo  posible las funciones cognitivas y de comunicación. Algunos ejemplos de estas estrategias son:

  • usar ciertas pistas por escrito para ayudar al paciente a recordar y a  completar algunas tareas.
  • elaborar “cuadernos de memorias” para ayudar a recordar la vida e información personal de la persona que padece demencia.
  • capacitar a los miembros de la familia y personas que cuidan del paciente para comunicarse con más facilidad con la persona que tiene demencia.

 

El objetivo principal de toda intervención es conservar la mayor cantidad de tiempo la calidad de vida de la persona.

 

¿Qué se puede hacer para obtener mejor comunicación con la persona que tiene demencia?

 

Las personas que cuidan al paciente con demencia pueden hacer ciertas cosas para ayudarles a funcionar de mejor manera en su vida diaria. A continuación algunas técnicas de utilidad:

 

  • Repetir información relevante al hablar con la persona con el fin de ayudarla a concentrarse
  • Al momento de comunicarse brindarle opciones a la persona que padece la enfermedad, en vez de hacerle preguntas generales como: “¿Quieres café o té?” en vez de “¿Qué quieres beber?”
  • Usar anotaciones o recordatorios para las actividades diarias, que especifiquen cómo vestirse, cómo preparar una comida sencilla, entre otros y para recordarles sus citas y sus medicamentos.
  • Asistir a grupos de apoyo para aprender cómo otras personas en la misma situación encaran las tensiones de cuidar de alguien con demencia.
  • Usar centros asistenciales, o programas de cuidado temporal para ayudar a evitar el agotamiento excesivo y la tensión en las personas al cuidado de paciente.