Tratamiento no farmacológico

Tratamiento no farmacológico de la enfermedad

de Alheimer

 

En la actualidad existen dos tipos de tratamientos en la enfermedad de alzhéimer: Las terapias no farmacológicas y los tratamientos farmacológicos. Estos dos tipos de tratamiento sólo cobran eficacia y sentido en el contexto de excelentes cuidados. En este artículo haremos hincapié en el tratamiento no farmacológico para tratar la enfermedad de Alzheimer.

 

 19 terapias no farmacológicas para tratar la enfermedad de Alzheimer

 

  1. Estimulación cognitiva: Esto consiste en brindar facilitaciones generales y temáticas de operaciones cognitivas, basadas en la relación y el procesamiento.

 

  1. Entrenamiento cognitivo: Consiste en brindar refuerzos y aprendizajes de operaciones cognitivas específicas, a través de la asociación de nombres y caras a través de la elaboración de relaciones semánticas por parte del paciente.

 

  1. Rehabilitación cognitiva: Son aprendizajes o refuerzos de operaciones cognitivas individualizadas, dirigidas a mantener y recuperar las capacidades funcionales y sociales relevantes para el paciente de Alzheimer.

 

  1. Entrenamiento en actividades de la vida cotidiana: Consiste en realizar una práctica guiada ofreciendo la mínima ayuda necesaria, de forma gradual en alguna actividad diaria específica, con el fin de que el paciente pueda mantener la mayor autonomía posible en dicha actividad y los refuerzos se hacen a través de estímulo verbal, visual o físico.

  1. Intervenciones conductuales: Son actuaciones basadas en analizar los antecedentes y consecuencias de la conducta, para realizar un reforzamiento de las conductas adaptadas o que generan placer y bienestar y modificar las conductas desadaptadas o que generan sufrimiento y malestar.

 

  1. Reminiscencia: Implica realizar una elaboración afectiva y cognitiva a partir de experiencias y acontecimientos del pasado remoto. (hechos del pasado acontecimientos vividos, canciones antiguas).

 

  1. Música: Se utiliza la música de forma pasiva o activa, dirigida a estimular las capacidades cognitivas, y provocar refuerzos afectivos y a mejorar el estado físico.

 

  1. Ejercicio físico: Se realiza una ejecución guiada (mediante indicaciones verbales o por imitación) de ejercicios aeróbicos dirigidos a mejorar la flexibilidad, resistencia, el equilibrio y la coordinación.

 

  1. Actividades: consiste en ejecutar la elaboración guiada de ciertas actividades adaptadas a las posibilidades del paciente de Alzheimer, dando prioridad al refuerzo afectivo y emocional del mismo.

 

  1. Animales: La utilización de animales de compañía como perros, gatos, etc. para motivar a los pacientes de Alzheimer, provocan una mejoría global tanto cognitiva, afectiva como social.

 

  1. Psicoterapia: Consiste en realizar un aprendizaje de estrategias cognitivo-conductuales para lograr soportar el estrés derivado de la pérdida de las capacidades cognitivas y de la sensación de confusión.

 

  1. Validación: En esta técnica en particular se realiza una combinación de distintas técnicas (orientación, reminiscencia, tacto) con la finalidad de empatizar de forma afectiva con el paciente.

 

  1. Estimulación multisensorial: Se ejecuta la utilización de ciertos estímulos dirigidos a algunos de los sentidos, con la finalidad de favorecer las operaciones cognitivas o de mejorar la afectividad o la conducta.

 

  1. Masaje y tacto: Consiste en un grupo de intervenciones que, a través del contacto físico, se busca la mejoría afectiva y conductual del paciente de Alzheimer, además incentiva la relajación y el descanso físico.

 

  1. Relajación: Es una intervención física y cognitiva con el fin de liberar al paciente de las tensiones musculares y de la ansiedad propias de su afección.

 

  1. Acupuntura: Se trata de una perforación cutánea por medio de agujas en ciertos puntos marcados por la tradición china, acompañada del uso de algunos ungüentos tradicionales (moxibustión). Con esto se persigue la mejoría cognitiva y afectiva del paciente.

 

  1. Luz: La utilización de la luz en distintas intensidades y frecuencias para conseguir una mejores sincronizaciones del ritmo natural del sueño y vigilia.

 

  1. Estimulación magnética: En este tratamiento se hace uso de la corriente magnética para facilitar algunas funciones cognitivas y de la conducta.

 

  1. Estimulación eléctrica: Al igual que en la estimulación magnética se hace uso de la corriente eléctrica para facilitar algunas funciones cognitivas, mejorando el sueño.

 

Las principales terapias no farmacológicas orientadas al cuidador son las siguientes :

 

  1. Apoyo al cuidador: Proveyéndole información relacionada con el mal de Alzheimer, con la demencia y sus causas, e información de apoyo para el cuidador.

 

  1. Educación y entrenamiento: Enseñar a los cuidadores técnicas de aprendizaje de tipo cognitivo-conductual con la finalidad de que el mismo aprenda a manejar el estrés derivado del papel de cuidador.

 

  1. Asesoramiento y gestión de casos: Brindarles información concerniente a  la  existencia y la utilización de servicios sanitarios y sociales que puedan aliviar la carga del cuidador.

 

  1. Cuidados de respiro: Por medio de la aplicación rutinaria de servicios dirigidos a aliviar la carga de los cuidadores ya sea a través de ayudas en el domicilio, ingreso de centro de cuidados diurnos. Entre otros.

 

  1. Apoyo de familiares y seres cercanos al cuidador: La carga y responsabilidad que recaen sobre el cuidador del paciente de Alzheimer es muy pesada, por esto es necesario que cuente con el apoyo de otros familiares y seres cercanos para que este pueda desconectarse un tiempo prudencial de sus funciones y recargar sus energías físicas y emocionales.